Pymes reclaman mejoras impositivas y políticas estratégicas.

Las pymes son el motor y el termómetro de la economía argentina. Algunos empresarios consideran que, desde la crisis del 2001 a hoy, la situación "no ha cambiado mucho".

Nacionales 07 de agosto de 2022 Modo Productivo Modo Productivo
pyme 25 años

Argentina atravesó por modelos económicos distintos con fluctuaciones entre crisis y crecimiento, durate los últimos 25 años. Al momento del nacimiento de BAE Negocios, en 1997, las pequeñas y medianas empresas atravesaban un proceso de cambio que las obligó a reconvertirse o las condenó a desaparecer. Si bien, las opiniones son variadas, en el empresariado la mayoría coincidió en que "falta una mirada estratégica como país" y en la necesidad de una "reforma impositiva acorde a su producción".  

Hacia el final de la década de 1990, la inminencia del crack del 2001 comenzaba a sentirse. La apertura de importaciones, la convertibilidad del 1 a 1 y el estancamiento llevaron a una "falta de competitividad de las pymes" que tampoco encontró consuelo en el consumo, aunque de a poco fue recomponiéndose hasta la recesión de 2018.

"Entre 1998 y 2002 aproximadamente el 25% de la economía argentina se destruyó, esa es la magnitud de caída del PBI que trajo altos niveles de desempleo, pobreza e indigencia. En el mismo período cerró el 12% de las empresas con personal registrado", explicó a BAE Negocios Ayelén Bragados, economista jefa de la Fundación Observatorio Pyme (FOP), aunque aclaró que las medianas empresas incrementaron su personal en un 40% a partir del 2004. 

Sin embargo, Pedro Cascales presidente de la Cámara de Gas Licuado (Cegla) y consejero de CAME sintetizó que actualmente "a pesar de tener muchos emprendedores, no están dadas las condiciones de crecimiento", ya que "las pymes tienen una alta tasa de mortalidad y baja natalidad". 

"La pequeña empresa es un niño y la grande es como un adulto. Al niño lo tenes que cuidar para que llegue a ser adulto, sino muere en el camino", ejemplificó Cascales y señaló que se necesita una "política que atraviese todos los gobiernos". 

Crisis del 2001 y reconstrucción

El consejero de CAME analizó que durante los '90 "la apertura de mercado y el tipo de cambio" provocaron que muchas pymes tuvieran que "reinsertarse y buscar nichos de mercado" para poder sobrevivir, pero consideró que antes era "más fácil ser emprendedor" porque había "menos trabas impositivas". 

En esa línea,  José Luis Ammaturo, presidente de la Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina (Camima) remarcó a este diario que en 1997 comenzaba un "estancamiento que sigue hasta el día de hoy". 

"La situación es totalmente diferente a la actual. Una de las cosas que teníamos a favor era una moneda que se mantenía a su valor en el tiempo, aunque para 1997 empezaba el estancamiento", dijo Ammaturo. 

Tanto para el presidente de Camima como para Cascales, "los problemas no han cambiado con el paso de los años, sino que se han complejizado". No obstante, ambos destacaron que la gran ventaja del siglo XXI para cualquier compañía fue el avance de la tecnología, sobre todo en el terreno de las comunicaciones que ahora permiten resolver conflictos por whatsapp y dejar de depender del fax. 

Por el contrario, el presidente de la Confederación Pyme Argentina, Mauro González, sintetizó que durante el gobierno de Eduardo Duhalde con una el actual secretario de Industria como ministro, José de Mendiguren, el país "giró a una mirada más cercana a la productivista". Además aclaró que durante el mandato de Néstor Kirchner "el proceso de reconstrucción social tuvo un impacto importante del sector productivo". 

"Si no tenes un sector que consuma la pyme se ve muy afectada, vivimos del mercado interno es poco el porcentaje de pymes que logran exportar y esa es una deuda que tenemos hoy en día", remarcó y agregó: "Falta una mirada estratégica como país, cuando te encontrás con que los trabajadores en blanco están por debajo de la línea de pobreza te impacta en toda la sociedad".

Esas políticas estratégicas, según González, tienen que contemplar que las pymes poseen "una matriz productiva totalmente dependiente de las importaciones", ya que cuanto más crece una pequeña compañía "más se necesita importar" y por lo tanto se requieren "más dólares" que hoy en día son difíciles de conseguir en el mercado oficial. "Hay una realidad y es que estamos limitados, no podemos crecer más del 30%, porque si eso requiere más dólares y más energía no se va a poder", reseñó el empresario.  

En ese sentido, Cascales coincidió con el presidente de la Confederación Pyme y enfatizó que "son pocas las que pueden progresar y desarrollarse y las cuestiones macroeconómicas afectan mucho a eso,  en un contexto más favorable sería un vergel de pymes". "No están dadas las condiciones a nivel país para que eso suceda, no es cosa de un Gobierno en particular", aseguró el dirigente de CAME.  

Empleo y carga impositiva 
Bragados de FOP destacó que, después de la crisis, desde el 2004 a la actualidad las medianas empresas manufactureras aumentaron un 40% su planta de personal, mientras que las pequeñas industrias "lo han reducido". 

"Creemos que el factor principal que está incidiendo en ese comportamiento del empleo es una perdida de rentabilidad de las empresas de menor dimensión que deviene de una divergencia productiva e impositiva entre las pequeñas y medianas", explicó la economista.  

En ese sentido, enfatizó: "Es necesaria una política tributaria de diferenciación por tamaño que acompañe un proceso más profundo que es el proceso de convergencia de productividades a través de la inversión en tecnología, cambios organizativos en las firmas y la capacitación del personal".   

Por su parte, Cascales explicó que fomentar la "natalidad de las pequeñas empresas" es fundamental para los trabajadores, ya que "el 70% de empleo lo dan las pymes y si no hay una natalidad de pymes el empleo formal también va a ir muriendo".

A su vez, los tiempos modernos, la inmediatez y la tecnología llevaron a que los jóvenes ya no se queden en una sola firma, sino que buscan cambiar de desafío profesional cada vez con mayor frecuencia.  

"Las pymes son formadoras de oficios que después se los llevan las grandes empresas. Es un ámbito de desarrollo humano y de capacitas", aseveró Cascales quien explicó la falencia de oficios clásicos en la industria.   

Al respecto, Ammaturo de Camima dijo que es "la inmediatez la que trajo que los jóvenes se alejen de esas profesiones", sumado a una "escasez de la educación técnica" capaz de vincular a los adolescentes con las fábricas. "De todos modos, los chicos se están formando. Hay gente con ganas de aprender y estudiar", aseguró.

Te puede interesar
UIA GENERICO

La UIA presentó su nuevo departamento de minería

Modo Productivo
Nacionales 14 de abril de 2024

La Unión Industrial Argentina (UIA) presentó hoy su nuevo departamento técnico enfocado en el sector minero. Tendrá como objetivo poner en valor el rol de la minería en el desarrollo productivo del país, así como concientizar sobre el potencial de sus cadenas productivas.

Lo más visto